¿Jornada laboral flexible o jornada laboral de 4 días?

Tras la llegada de la pandemia en 2020, ambos conceptos han tomado una mayor relevancia para empleados y empresas, pero ¿son realmente eficaces para ambas partes?

Flexibilidad en la jornada laboral
¿Jornada laboral flexible o jornada laboral de 4 días?
Paola Vargas López

Las tendencias en el mercado laboral están cambiando. Nuevos modelos de trabajo tratan de asentarse en España, aunque no todos tienen tan claro que estas modalidades de jornada laboral cumplan con las expectativas que tanto trabajadores como empresas tienen.

La jornada laboral flexible es aquella en la que un empleado tiene la posibilidad de adaptar su horario laboral a su vida personal. Dicha forma de trabajo descentralizada permite al profesional contemplar sus objetivos diarios adaptando su horario según sus necesidades. Las horas de trabajo se reparten en un intervalo de tiempo más amplio y se subdividen en diferentes etapas, por lo que se evitan las largas jornadas continuos con horarios fijos.

Con esta modalidad de trabajo, “un profesional no solo gana flexibilidad en su vida personal, sino que también puede adaptar el horario laboral según su momento más productivo del día. Es más común en perfiles senior con cargas familiares y en perfiles junior del sector tecnológico, que siempre es mas proclive a la flexibilidad”, según señala Ignacio Hernandez, Director en Robert Walters.

Por otra parte, la jornada laboral de 4 días en España aún no está aprobada, se trata de un programa piloto del Gobierno que los trabajadores aún no pueden solicitar a su empresa. La primera empresa en España que introdujo esta novedosa modalidad de trabajo fue Telefónica, aunque fracasó ya que sus trabajadores rechazaron casi unánimemente la propuesta de acogerse voluntariamente a las jornada laboral de 4 días, que conllevaba una bajada del sueldo, aunque la empresa la compensaba con una bonificación del 20%.

Ventajas e inconvenientes de ambas modalidades de trabajo

Tanto la jornada laboral de 4 días como la jornada flexible presentan tanto ventajas como desventajas de cara a los empleados y empresas . Estas son las más notables actualmente:

Jornada laboral flexible

La principal e indiscutible ventaja de la jornada laboral flexible es la conciliación familiar y personal. También, la posibilidad de aprovechar de una forma más eficaz y eficiente los periodos de máxima concentración y producción que cada persona tiene.

Si miramos desde el punto de vista de la empresa, algunas de las ventajas de dicha flexibilidad laboral son el aumento de compromiso de los profesionales y la reducción del absentismo laboral, sin dejar de lado el poder de la fidelización de las generaciones más jóvenes, ya que el talento junior considera que los beneficios de esta flexibilidad en su trabajo son tan importantes como el mismo salario.

Respecto a los inconvenientes que puede suponer para la empresa, se destacan la desvinculación del profesional con el equipo y los valores de la compañía. Por otra parte, las empresas pueden encontrarse con profesionales con poca o ninguna experiencia trabajando en un entorno flexible, así como con líderes sin la compleja capacidad de gestionar equipos flexibles y en remoto de manera eficaz.

Si miramos desde el punto de vista del empleado, la principal desventaja puede recaer en que la gestión de un horario propio sin dejar de lado el cumplimiento de los objetivos o proyectos, puede tener como consecuencia directa un mayor grado de estrés e incluso puede llegar a provocar el conocido síndrome del trabajador quemado.

Jornada laboral de 4 días

Actualmente se encuentra “en modalidad experimental”, de hecho el Gobierno de España, a través del ministerio de Industria, recientemente ha publicado que dará ayudas a las empresas que quieran implantar la jornada laboral de 4 días experimentalmente. Las pymes que quieran acogerse a esta modalidad deberán de reducir la jornada de sus trabajadores al menos un 10%.

Los que están a favor de esta modalidad dicen que con esta se tiene mayor tiempo libre a la vez que se estimula una mayor productividad al tener que focalizar tareas de un modo mucho más eficiente. Aunque esto puede también tomarse como que al trabajar el mismo número de horas en menos días, esta modalidad requiera la misma productividad en menos tiempo, obligando por ejemplo a un mayor esfuerzo a los trabajadores generando incluso distorsión entre las expectativas que tienen las empresas y las que tienen los trabajadores.

Hay casos de éxito actualmente que llevan funcionando años, como son Monzo, Perpetual Guardian, por ejemplo, que han aumentado su productividad en un 20% más a la vez que han reducido su tasa de absentismo del 62% de media.

En contraposición, destacan grandes empresas que tras implantar la jornada laboral de 4 días, la retiraron por fracaso como son por ejemplo Amazon o Ryanair, que resulta curioso que coinciden en todos sus casos que fue retirado por insatisfacción del cliente. Por lo que la cuestión no está en el interior de la empresa sino mas bien en el contacto comercial que espera un servicio que cuesta mucho más dar cuando se trabaja menos días.

El trabajo genera más trabajo y aunque la tecnología permite reducir la jornada laboral hay que mirar mas allá, según señala el conocido analista económico Marc Vidal en Herrera en Cope.

Otras noticias interesantes

Lo más leído

Archivado en:

OTRAS NOTICIAS INTERESANTES