Los 15 consejos para encontrar trabajo rápido y ser contratado

Estos son los consejos que tienes que aplicar desde ya para encontrar empleo pronto. Prácticas que elevan tu perfil profesional para llamar la atención de las empresas.

Los 15 consejos para encontrar trabajo rápido y ser contratado
Consejos para encontrar empleo
Esperanza Murcia

Encontrar trabajo no es fácil. La búsqueda de empleo puede llegar incluso a ser “desesperante”, así que si estás cansado de echar currículums y no recibir ninguna respuesta, deberías apuntar los consejos que tenemos que contarte para ser contratado de la forma más rápida posible

En este sentido, hay dos valores que serán imprescindibles: tener constancia y dedicación, ya que hay que saber adaptarse a las necesidades del mercado laboral y encontrar la mejor forma de adecuarlas a nuestro perfil profesional. Ahí entra otro aspecto fundamental: la actualización. Para saber más, y recibir ofertas de empleo pronto, lee a continuación los trucos que te ayudarán a ser más interesante para los reclutadores. 

Consejos para encontrar empleo 

Aunque no existe un truco infalible para encontrar trabajo al instante, sí que existe una serie de consejos que cualquier persona que esté buscando empleo tiene que aplicar desde ya para que la búsqueda sea eficaz. Estas son las 15 medidas que ayudan a elevar el perfil de los candidatos y aumentar las posibilidades de ser contratado

1. Fijarse un objetivo profesional

La planificación es clave y para eso es necesario fijarse un objetivo profesional. Hay que orientar la búsqueda de empleo con criterio, analizando nuestras habilidades y puntos débiles, para saber cuáles son nuestras oportunidades laborales e identificarlas en el mercado de trabajo. Saber qué se quiere conseguir establece una meta y, por tanto, el objetivo de conseguirla. 

2. Planificar la búsqueda de empleo 

En relación con el paso anterior, hay que analizar el mercado laboral para saber qué puestos laborales se están demandando en la actualidad y cómo puedes postularte a ellos. En este sentido hay que señalar que no por echar más currículum se tiene más opciones de ser contratado: es más conveniente echar menor cantidad pero adaptados a cada empleo. 

3. Aplicar a las ofertas de trabajo adecuadas

Siguiendo con el proceso de inscripción de ofertas de trabajo, no es conveniente enviar el CV a empleos para los que no se cuenta con los requisitos y habilidades necesarios.

Lo más recomendable es centrarse en las ofertas en las que podemos ser fuertes candidatos, exponiendo nuestras fortalezas, contactando con la empresa y explicando qué podemos aportar a la compañía gracias a nuestros conocimientos y experiencia. 

4. Buscar empleo en plataformas distintas 

Contamos con la ventaja de que actualmente hay más portales de empleo que nunca, así que hay que aprovecharla. Además de contactando directamente con las empresas, para lo que es interesante no solo enviar el CV sino también una propuesta de valor, se puede recurrir a plataformas como LinkedIn, Infojobs o Indeed. 

5. Aprovechar las redes sociales 

Trabajar la marca personal es un indispensable y las redes sociales son una estupenda herramienta para conseguir este fin. Desde LinkedIn, Twitter o Facebook podemos colgar o comentar noticias de interés sobre nuestro ámbito laboral, una prueba de que estamos continuamente renovándonos y estamos al día de nuestro trabajo.

Especialmente interesante es la primera, LinkedIn, donde se tiene que actualizar periódicamente el perfil ya que se encuentran numerosos reclutadores y empleadores, por lo que en caso de que sea posible se deberían compartir también trabajos que hayamos o estemos realizando. 

6. Practicar el networking 

Gracias también a las redes sociales, se puede trabajar la red de contactos. Hay que hacerlo incluso aunque se esté trabajando, pero aún más en situación de desempleo. Hay que interactuar con profesionales de nuestro sector e incluso contactar directamente con ellos para que nos puedan ayudar a nuestra reinserción laboral: trucos, habilidades que se demandan, cómo entrar a su empresa… Todo ayudará a mejorar nuestro perfil. 

7. Preparar distintos currículums 

No todos los trabajos son iguales, así que tampoco debería utilizarse el mismo currículum para inscribirse a distintas ofertas de trabajo. Podrás destacar entre los demás candidatos si adaptas tu CV a las necesidades de cada compañía, resaltando la experiencia que más puede llamarle la atención, qué más puede aportar e introduciendo las habilidades que están buscando. Si quieres ir un paso más allá, puedes diseñar la plantilla del CV con los colores de la corporación o imitando su estilo. ¿Cómo puedes saber qué conocimientos buscan de los candidatos? Ojeando las descripciones de sus vacantes. 

8. Redactar un currículum claro y sencillo 

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que tu currículum ocupe solo una página: la mayoría de reclutadores no tienen tiempo para leer más. Por ello tienes que resumir la información de forma clara colocando en primer lugar tus puntos fuertes, priorizándolos sobre el resto. Más que descripciones generales, es más importante destacar qué se ha conseguido aprender en cada experiencia laboral. 

9. Aprovechar la parte superior del currículum 

Como norma general, los reclutadores suelen mirar los currículum siguiendo una “Z”. Por ese motivo la información más relevante se debe colocar en la parte superior del CV, para asegurarnos de que va a ser leída sí o sí. Lo más recomendable es escribir un par de líneas sobre nuestra marca personal. 

10. Crear una propuesta de valor 

Aunque se ha comentado brevemente, conviene destacar la ayuda que puede suponer enviar una propuesta de valor. Todos los aspirantes mandan su CV, pero no todos se aprovechan de este recurso, pudiendo ser un elemento diferenciador a tu favor. ¿Qué hay que inscribir en una propuesta de valor? Cómo trabajarías en la empresa, cuáles serían tus objetivos, cómo los realizarías y, en definitiva, qué puedes ofrecerles. 

11. Apoyarse de referencias 

No son fundamentales, pero sí que pueden ayudar a aumentar el valor de tu perfil profesional. Si puedes pedir a antiguos compañeros o jefes referencias de trabajo, deberías hacerlo para incluirlas. También conviene publicarlas en el perfil de LinkedIn o bien pedirle a estos profesionales que te valoren en la plataforma. 

12. Preparar la entrevista de trabajo 

Si has tenido la suerte de que te contacten para una entrevista de trabajo, no puedes desaprovechar esta oportunidad. Tienes que anticiparte a las posibles preguntas, para que te vean una persona resolutiva, e investigar a fondo la empresa. Así mostrarás interés en formar parte de su plantilla. También tendrás que vestirse de la forma adecuada y, obviamente, llegar puntual. 

13. Cuidar el lenguaje no verbal 

No solo comunicamos a través de las palabras, sino también mediante nuestra actitud y gestos. En este sentido, siempre hay que mirar a los ojos sin llegar a intimidar, mantener las palmas de las manos abiertas, realizar gestos naturales, no tocarse el pelo demasiado, mantenerse erguido y no cruzar las piernas. 

14. Hacer preguntas en la entrevista 

Al contrario de lo que cabría que pensar, se recomienda hacer preguntas al finalizar la entrevista. Estas deben estar preparadas, teniendo que ser un reflejo de tu interés en formar parte de la empresa y de tus ganas de crecer en ella. 

15. Formación continua 

Como el mercado de trabajo siempre está en continuo cambio, nosotros debemos avanzar a la par. Tienes que ser capaz de identificar los conocimientos que se están demandando y hacerte con ellos, además de encontrar tus debilidades y suplirlas. 

Otras noticias interesantes

Lo más leído

Archivado en:

OTRAS NOTICIAS INTERESANTES