Las 10 preguntas prohibidas una entrevista de trabajo si eres mujer

El estado civil, la edad, el embarazo o la salud son algunas cuestiones que no tienen relación directa con el puesto de trabajo y que la candidata puede negarse a contestar.

Mujer en una entrevista de trabajo
Mujer en una entrevista de trabajo Canva
Ainoa Asenjo

Diseñar un buen currículum es muy importante a la hora de encontrar empleo. Se trata de la carta de presentación que debe llamar la atención de la empresa. Una vez se haya conseguido esto, el candidato pasará a la temida entrevista de trabajo. Los nervios suelen apoderarse del demandante de empleo y, para superarla con éxito, es normal revisar las preguntas más comunes y cómo deben responderse. Pero, en el caso de ser mujer, el proceso de selección según el puesto de trabajo al que se aplique puede complicarse.

La conciliación laboral puede ser un problema tanto para la candidata como para el contratador. La carga familiar que puede conllevar ser mujer puede ser un impedimento para que la empresa decida contratarla, por lo que la entrevista de trabajo servirá como prueba definitiva para intentar conocer aspectos privados de la futura trabajadora.

Por intentar sacar el máximo provecho de ella, las preguntas pueden suponer un motivo de conflicto entre ambas partes, ya que cierta información privada y personal no debe repercutir en las capacidades profesionales de cada una. Entonces, ¿cuáles son las preguntas que no se deben hacer en una entrevista?

Las 10 preguntas que no pueden hacerte en una entrevista de trabajo si eres mujer

El estado civil, la edad, el embarazo o la salud son algunas cuestiones que no tienen relación directa con el puesto de trabajo y que la candidata puede negarse a contestar. Estas son las más comunes y, algunas de ellas, ilegales y denunciables.

1. Estado civil

Preguntar si la demandante de empleo está casada, divorciada, separada o soltera se ha convertido en la tónica habitual en una entrevista de trabajo. Esto no es más que una discriminación por parte de la empresa, ya que el estado civil de una persona no determina su capacidad para desempeñar de forma óptima un trabajo. Para salir del paso, los expertos recomiendan evitar especificaciones sobre la vida íntima del solicitante ofreciendo respuestas como ‘todo va bien y estoy feliz’ o, por el contrario, negarse a contestar una pregunta sobre su vida privada.

2. Edad

Lo mismo ocurre cuando preguntan por la edad de la candidata. Mientras que no se exija y se aclare explícitamente que será necesaria una edad en concreto para desarrollar la labor, se tratará de otra pregunta discriminatoria. En caso de ser joven, la interesada debe resaltar su frescura y actitud. La experiencia será el punto fuerte de aquellas personas con más edad.

3. Hijos o embarazo

Se trata de una pregunta ilegal, por tanto, será posible negarse a responder. No obstante, en caso de querer responder para conocer la postura de la empresa en cuanto a conciliación laboral se refiere, será necesario destacar las ventajas de contratar a una persona con estas condiciones.

4. Trabajar con hombres

‘¿Estaría cómoda trabajando solo con hombres?’ Si realizan esta pregunta en una entrevista de trabajo habría que plantearse por qué razón podría ser un impedimento trabajar en una empresa compuesta solo por hombres. Asimismo habría que cuestionarse también por qué no han contratado a ninguna mujer.

5. Salud

En cuanto a la salud mental, actualmente es muy común ir al psicólogo, el cual reporta más beneficios que desventajas. Por otro lado, tratándose de la salud física, en caso de no requerir alguna condición física que impida cumplir con el trabajo, no hay motivo para preguntar por ella.

6. Alcohol y tabaco

La empresa tendrá la potestad de despedir a uno de sus trabajadores si no cumple con unos objetivos de rendimiento. Pero, en el momento de la entrevista de trabajo, no se pueden prejuzgar las capacidades del candidato con respecto a su consumo, ya que no tiene relación directa con el trabajo.

7. Nacionalidad

En esta cuestión se puede sacar partido a la multiculturalidad, el aprendizaje y la experiencia por conocer diferentes mercados de trabajo. Igualmente, residiendo de forma legal, todo el mundo tiene derecho a trabajar en España.

8. Religión

La religión de cada persona no determina sus capacidades profesionales. Por esta razón, la pregunta no tiene relación directa con la relación laboral entre ambas partes. Además, tal y como recoge la Constitución, las creencias pertenecen al ámbito de la intimidad.

9. Simpatías políticas

Al igual que ocurre con la religión, se trata de un aspecto muy personal. Ser simpatizante de un partido político u otro no afectará al rendimiento laboral. Es decir, no es una cuestión significativa para un puesto de trabajo.

10. Afiliación a algún sindicato

Un trabajador afiliado a cualquier sindicato puede suponer un problema para la empresa por posibles conflictos futuros. Por esta razón, la opción más inteligente sería responder a la pregunta con asertividad.

Otras noticias interesantes

Lo más leído

Archivado en: