El SEPE y la Fundación Once revelan la ‘marginación’ laboral de las personas con discapacidad

Fundación ONCE y el SEPE señalan que el talento con discapacidad está desaprovechado y fijan en el 65% la parte de estas personas que se encuentran inactivas.

El SEPE y la Fundación Once revelan la ‘marginación’ laboral de las personas con discapacidad
Joven en silla de ruedas
Javier Martín

El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y la Fundación ONCE han revelado que la inserción del colectivo laboral con alguna discapacidad aún tiene mucho trabajo por delante. El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) y la Asociación de Emprendimiento y Discapacidad (ASEMDIS), junto a la propia ONCE, celebraron en Madrid el I Congreso Nacional sobre Emprendimiento y Discapacidad.

Con el lema de ‘Creando oportunidades para el talento emprendedor’, se encargó de dar buena cuenta de que el talento con discapacidad está ahí, desaprovechado. Aunque también se encargaron de destacar las piedras que se están encontrando por el camino, con un emprendimiento distinto, algo más pasivo, y marcado aún por ciertos prejuicios y limitaciones.

El SEPE le dio suelo estadístico a lo formulado para abrir el evento. Los datos del Observatorio de las Ocupaciones muestran que el 65% de las personas con discapacidad son inactivas, con una tasa de desempleo (22%) diez puntos por encima de la general actual. Sin embargo, destaca que la de las mujeres supera a la de los hombres.  La discapacidad más reconocida, por su parte, corresponde a la física, con grados de entre un 33 y un 44%.

Los emprendedores con discapacidad en último lugar

El contexto es una consecuencia, por tanto, de que el número de personas con discapacidad que se plantean apostar por el emprendimiento baje. De poco valen algunas ayudas y bonificaciones determinadas. Así, de los más de 3.300.000 personas afiliadas al Régimen de Autónomos en España en diciembre de 2021, solo 24.000 correspondían oficialmente a personas con discapacidad, según el SEPE. Aunque el Instituto Nacional de Estadística (INE) los sitúa en casi el doble: 53.400.

Cómo es el perfil del emprendedor con discapacidad

Responde el ‘Libro Blanco sobre Emprendimiento y Discapacidad’ que fue presentado en el congreso y que subraya un predominio de las mujeres sobre los hombres. De hecho, estos suelen aventurarse al autoempleo pasados los 40 años de edad. También cita el exceso de trámites burocráticos y administrativos, seguidos de la falta de capital y escasez de información, como los principales obstáculos que se encuentran.

Aunque apunta a una obviedad que acaba convertida en casi el principal escollo para el emprendimiento, agravado por la desconfianza de la sociedad y del mercado de trabajo: la propia discapacidad. La mayoría de los emprendimientos que se ejecutan casi llegan a la década de vigencia. Todo ello aunque, en un 81,6% de los casos, acaben tratando de negocios unipersonales o de uno a cinco empleados. Algo con lo que, en cierto modo, chirría.

En cuanto a la discapacidad más representativa, es la física, con grados reconocidos de entre un 33 y un 44%. Cuanto más discapacidad, más dificultad para encontrar empleo. A ello también influye que abandonan los estudios una vez superara la ESO. Sectores en los que trabajan. Pero cuando consiguen adentrarse en el mundo laboral, predominan en los servicios de restauración, personales, protección, vendedores, contables y administrativos.

Diana Arias, premiada por partida doble

Emprender conlleva asumir altos riesgos. Unos que se multiplican al cuadrado con una discapacidad y siendo mujer. El caso de Diana de Arias, la ganadora del Premio Por Talento Emprende que celebraba también su primera edición en el congreso. La fundadora de ‘Decedario’, un juego de mesa de estimulación cognitiva para niños y adultos, consiguió un premio doble después de recoger también el de la ‘Mujer Emprendedora’.

“Todos llevamos una mochila que vamos cargando a lo largo de la vida, con fracasos, retos, aprendizajes, apoyos y premios. Esa mochila a veces sufre el peso de una discriminación, doble o triple si, por ejemplo, le sumamos el concepto de mujer o de discapacidad…, pero lo cierto es que esta aparente triple desventaja en mi vida se ha transformado en todo lo contrario. La vida no me preguntó, pero yo respondí”, declaró Arias.

Lo más leído

Archivado en:
SEPE | Empleo |